Por si todavía necesitas algunas razones para visitar la Costa del Sol, hoy vamos a terminar de convencerte:

1. El clima. Que te invita a salir, disfrutar de la playa y del mar; a sentarte en un terracita al atardecer y tomarte unas cañas con una conversación entre amigos.

2. La gastronomía. Pescaito, el jamoncito, el gazpachito fresquito, unas coquinas, una concha fina, unas gambitas a la plancha, un “picaillo” malagueño, un espetito…

3. Playas playas y calas. Más de 150km de playas. Y tienes para elegir: amplias playas urbanas como la playa deTorre del Mar, o joyas de la naturaleza, como la cala de Maro.

4. Actividades acuáticas: Vela, piragüismo, Kitesurf, submarinismo… Y por supuesto, un paseíto a bordo del Catamaran Zostera, con su arroz marinero a medio día o para ver la puesta del sol.

5. La puesta de sol. Impresionante, no te la pierdas en pleno mar con una copa de champán en la mano (o un refresquito). Nosotros te ayudamos con eso 😉

6. No solo hay playas y mar. Es cierto que estamos hablando de la Costa del Sol, pero es ¡que hay tanto que ver un poquito más adentro! Frigiliana, Nerja, Velez-Málaga, Almachar, Cómpeta, Comares… un recorrido por los pueblos blancos más bonitos de la Axarquía donde el sur sabe más a sur. Autentico relax y belleza.

7. La cueva de Nerja, el Caminito del Rey, el Torcal de Antequera, Ronda …. Suma y sigue….

8. ¡Delfines! La gran mayoría de veces se pueden de avistar delfinesad. El Catamaran Zostera los busca por la Costa del sol, para que puedas disfrutar de su simpática compañía.

9. Sol. Aunque hemos hablado ya del clima, ¿qué te parecería volver a casa presumiendo de un lindo bronceado?
10. Un paseo al amanecer. Empieza el día con buen pie, relaja la mente y activa tu organismo con un relajante paseo al amanecer por el paseo o por la playa, escuchando el murmullo del mar, sintiendo su fragancia y su frescor en tus pies. Un auténtico privilegio.

Y hay tantas razones más… Pero cada uno de nuestros queridos visitantes encuentra su “lujo” particular, su razón para volver, que puede estar entre estas 10, pero, créenos, a veces lo más sencillo aquí en la Costa del Sol, se convierte en un auténtico placer sensorial y mental.